Iluminación de E. Hopper

Work Shop E. Hopper
Iluminación + Post Producción

Introducción:
La idea es realizar un tableu vivant, definido en el mundo del arte como una práctica para construir un cuadro vivo, representando una escena o incidente por un grupo de actores o modelos de una obra pictórica preexistente o inédita.
Sus orígenes dentro del mundo de la fotografía datan ya del siglo XIX, en la magnifica obra prerrafaelista de Gustav Rejlander, “ Los dos caminos de la vida”, con la puesta en escena de mas de 20 actores, la obra del ingles Henry Peach Robinson con su mas famosa obra “Fading Away” de 1859, en donde retrata el instante de una joven moribunda, siendo esta fotografía la que marca una gran distancia de ese futuro que tendrá predestinado la fotografía como testimonio o testigo de la realidad.
Si bien estos fotógrafos fueron criticados por buscar acercar la fotografía al escenario de la pintura y no construir un lenguaje propio de este nuevo idioma visual. Es imposible no pensar que la pintura no tuviera una concreta influencia sobre la fotografía y que esta no haya crecido bajo su legado de tantos siglos. Hubo quizás que esperar al movimiento Pictorialista de finales de siglo XIX, con grandes exponentes como Misonne, Steichen y Emerson, y luego a los Dadaístas y Surrealistas como Maholy Nagy, Heartfield y Man Ray, como para concretar la idea de que la fotografía se había separado de la pintura y su lenguaje se consolidaba en forma independiente del arte pictórico.
Pero lo cierto es que el resultado final de una fotografía en aquellas épocas solo podía lograrse en escala de grises, y esto era una clara distancia con la pintura y también con un escenario documental o verídico. Esa magia surrealista del blanco y negro fue muy defendida durante casi un siglo, justamente por ser única.
Pese a que los hermanos Lumiere habían desarrollado la fotografía color a principios de siglo XX, esta no entra en un desarrollo industrial masivo hasta mediados de los años 30, con la película Kodachrome y luego la Kodacolor. Esto si bien fue un progreso de la ciencia, pone a la fotografía con la posibilidad de ser totalmente testimonial documental y también de estar al mismo nivel de la pintura.

Es concretamente el color para la fotografía un arma de doble filo, por un lado le da la capacidad de la completa veracidad visual y por otro le abre las puertas al mundo del color, hasta ahora desarrollado solo por los pintores. Es decir que si nosotros entendemos esto podemos comprender los dos mundos actuales de la fotografía, ese mundo testimonial gran testigo de la realidad que hoy esta siendo bombardeado por la tecnología de los dispositivos móviles y su masividad, y el otro mundo a veces llamado en varios lugares como fotografía conceptual, capaz de meter adentro de una foto como si fuera un lienzo, todo el talento, creatividad e imaginación de un artista, siendo el límite no mas que lo que decide o carece el propio artista.
Yo propongo trabajar con este concepto, es decir que este Work Shop trabaje en crear buenas fotos artísticas, tanto en la búsqueda de la expresividad de la luz como en el uso de la paleta de colores en el vestuario y en los elementos compositivos de la imagen, la puesta en escena de tipo teatral, la dirección de actores con sus gestos, posturas y miradas, la búsqueda de hacer de una foto una historia, pero una historia con varios finales, y esto dependerá de quien en mirar puede imaginar.

Estética y referencias de autores:
Este Work shop buscará referenciarse en la estética de Edward Hopper, tanto en la búsqueda de una luz expresiva, la paleta de colores, las posturas de los actores y por el relato. Hopper retrato a la sociedad Americana de principios se siglo XX hundida en una crisis de valores como sociedad, soledad, egoísmo, angustia, consumismo e individualismo.
Sin embargo no podría desarrollar este Work Shop sin la influencia de gigantes como Philip- Lorca diCorcia, Gregory Crewdson, Sthephen Shore, Erwin Olaf y Julia Fullerton Batten.

Dinámica:
Trabajaremos durante dos jornadas, el primer día será en una locación, una casa antigua, en donde montaremos nuestra puesta en escena trabajando junto a dos actores modelo vivo. El segundo día será trabajar ya en estudio la Post Producción de las imágenes realizadas el día anterior.
En la puesta en escena se trabajará con un equipo de maquillaje, peinado, vestuario y asistentes.
Vamos a iluminar tanto con luz discontinua (Flashes) como con la mezcla de luz artificial continua y solar, trabajaremos con una sola cámara y cada estudiante podrá fotografiar la escena dirigiéndola como le guste.
En el trabajo de Post Producción cada alumno trabajará en su computadora portátil.

Requisitos:
Gente entusiasta que le apasione la fotografía. Ideal sería que tenga conocimientos de manejo de cámara, iluminación y post producción, pero esto no frena al que quiere aprender observando, participando y preguntando.

Objetivo:
Este WorskShop tiene como objetivo lograr que los estudiantes al terminar las dos jornadas comprendan, participen y aprendan como se realiza todo un proceso de creación de imágenes al estilo Tableu Vivant basado en la obra de Hopper, pero en todo su proceso tanto en la idea, el concepto, su realización y su post proceso.

Docente: Adrián Markis – página web

Fechas y horarios:
PRÓXIMAMENTE

Lugares donde se desarrollará el WorkShop:
Sábado: A confirmar
Domingo: Aquelarre escuela de fotografía, Andes 1528. Montevideo.

Costos:


Formas de pago:
Hasta 3 cuotas sin recargo (OCA, VISA MASTERCARD)

Cupo máximo: 12 Alumnos.

Backstage
AQUELARRE Escuela de Fotografía
Andes 1528, Montevideo, Uruguay – info@aquelarre.edu.uy – 2902 6853